La Cenicienta (título original inglés: Cinderella) es una película animada de 1950 basada en el cuento popular del mismo nombre de Charles Perrault. La película fue producida por Walt Disney, y dirigida por Clyde Geronimi, Wilfred Jackson, y Hamilton Lusk.

 

Galardonada con el Premio especial del Festival Internacional de Cine de Venecia 1951. El premio Oso de Oro y el premio Grand Bronze Plate del Festival Internacional de Cine de Berlín 1951; y El Premio Young Artist Awards 1999 - Former Child Star Lifetime Achievement Award (Lucille Bliss)

 
 
 
Curiosidades
 
Para encontrar la voz de Cenicienta en español (primera versión) hacia 1950, se realizó un concurso en la XEW, emisora de la actual Televisa en Ciudad de México.
 
La película fue redoblada en 1997 a causa de la demanda que puso Evangelina Elizondo por derechos de regalías/royalties.
 
Cuando Cenicienta canta mientras limpia el suelo, se pueden ver como tres burbujitas forman la cabeza de Mickey Mouse y de Alan dándole un beso a Cenicienta.
 
Según Alan Alonso, uno de los directores de animación de la película, se rodó aproximadamente un 90% de la película en imagen real antes de ser animada.
 
En la escena en el que el príncipe persigue a Cenicienta se puede ver que al príncipe lo bloquean varias doncellas y una de ellas tiene el mismo peinado de Wendy Darling de Peter Pan.
 
Al principio de la película, cuando Cenicienta canta y antes de que sea interrumpida por el gran reloj, mientras la ratoncita está sentada con sus hijos en la esquina superior derecha se pueden ver fotografías de sombras, es decir el perfil de una persona en sombra, las mismas fotos que se muestran en los créditos de Cenicienta 3
 
Fue la película preferida de Walt Disney
 
 
 

 

(Original 1950) Cinderella Trailer
 
 
 
 
 

Sinopsis:

 

Érase una vez una hermosa y bondadosa joven llamada Cenicienta, a quien su cruel madrastra y sus dos hermanastras obligaban a ocuparse de las labores más duras del palacio, como si fuera la última de las criadas. Sucedió que el hijo del Rey celebró un gran baile. Cenicienta ayudó a sus egoístas hermanastras a vestirse y peinarse para la fiesta. Cuando se hubieron marchado, la pobre niña se echó a llorar amargamente porque también le hubiera gustado ir al baile del Príncipe. Pero he aquí que se le apareció su hada madrina, hizo una carroza con una calabaza, convirtió seis ratoncitos en otros tantos caballos, una rata en un grueso cochero, y seis lagartos en elegantes lacayos. Después tocó a Cenicienta con su varita mágica y sus harapos se convirtieron en vestidos resplandecientes, y sus alpargatas en preciosos zapatitos de cristal. Pero le advirtió que, al filo de la medianoche, todo volvería a su realidad. Cuando llegó a la fiesta, su radiante belleza causó asombro y admiración. El Príncipe no se apartó de ella ni un solo instante. Poco antes de la doce, Cenicienta hizo una graciosa reverencia y se retiró. Al día siguiente seguían los festejos principescos y todo se repitió de igual manera que la víspera. Pero la pobre Cenicienta, tan feliz con su Príncipe, casi olvida que a las doce terminaba el hechizo. Cuando oyó la primera campanada de las doce, echó a correr y, con las prisas, perdió uno de sus zapatos de cristal...

   
 
   
   
(original) Cinderella - Bippity Boppity Boo!

 
   
 
 
Volver