Walt Disney llegó a Hollywood con 40 dólares en el bolsillo y con una serie de fracasos a cuestas. Todo pintaba mal hasta que supo poner las cosas a su favor.