La escalofriante verdad detrás de las películas de Disney

 
                            
 
Los cuentos y películas que Disney ha compartido durante todos estos años poseen un trasfondo que asustaría a cualquiera. La mayoría de estas historias están basadas en relatos antiguos, transformados para evocar ese espíritu mágico e idílico que caracteriza a todas las obras de la factoría. Sin embargo, su auténtica naturaleza no está hecha para los más pequeños de la casa. En vez de transportarles a un mundo plagado de criaturas y seres fantásticos, estos comenzarían a tener las más crudas y horripilantes pesadillas.
 
Ahora que eres todo un adulto, ¿quieres conocer la verdad que hay detrás de títulos como Blancanieves, La Cenicienta o Pinocho? Sigue leyendo, te sorprenderá.
 
 
La Bella y la Bestia
 
 
Una de las películas más aclamadas de Disney posee un origen plagado de celos e intrigas, propios del género de terror más actual. El cuento original fue escrito por Gabrielle-Suzanne Barbot de Villeneuve y narraba la eterna enemistad entre Bella y sus dos hermanas. Al igual que en el éxito de 1991, la protagonista vive en compañía de Bestia, quien le permite visitar a su familia una vez a la semana. Hartas de los lujos y privilegios de Bella, sus hermanas la convencen de que se quede con ellas más tiempo del estipulado, esperando que Bestia vaya a buscarla y la devore de un bocado.

 

Pinocho
 
 
En la novela de Carlo Collodi, este peculiar niño de madera es mucho más travieso y desobediente. Tanto que llega a asesinar a sangre fría a Pepito Grillo, cansado de sus muchos consejos y advertencias. De igual forma, provoca el encarcelamiento de su padre, haciendo creer a sus vecinos que este abusa de él de manera indiscriminada. Una conducta que finaliza con la muerte del protagonista. Sin duda, nos gusta mucho más el Pinocho inocente y adorable de la versión cinematográfica.
 
La Cenicienta
 
 

El cuento de los famosos hermanos Grimm posee mucha más sangre y violencia, en contraposición a la edulcorada adaptación de Walt Disney. Con el objetivo de atrapar de una vez por todas al príncipe azul, la madrastra de Cenicienta obliga a sus hijas a mutilarse los pies, cortándose los dedos y el talón para poder introducirlos en el hermoso zapato de cristal. Además, en la obra original, los pájaros que cantan alegremente con Cenicienta se encargan también de arrancar los ojos a aquellos que hicieron la vida imposible a la protagonista.

 
La Sirenita
 
 
Hans Christian Andersen fue el encargado de dar vida a estas criaturas submarinas que triunfaron en el universo Disney. Al igual que en la película, Ariel acude a Úrsula para conquistar al príncipe Eric. Sin embargo, a cambio de unas piernas, la bruja del mar también le arrebata su lengua. Este giro drástico en los acontecimientos provoca que su amado se enamore de otra joven, provocando la muerte de la protagonista. Pues para regresar al mar, Ariel debe morir y convertirse en espuma.
 
Blancanieves
 
 
La cinta que catapultó a Walt Disney hasta el olimpo de la industria cinematográfica se parece un poco más al cuento original. A excepción de las argucias que la reina malvada utiliza para acabar con Blancanieves. Antes de envenenarla con una manzana, la bruja realiza varios intentos previos sin demasiado éxito. Por ejemplo, estrangulándola con un corsé. Como castigo por todos sus males, y tras la boda de los protagonistas, la bruja es obligada a lucir siempre unos zapatos de hierro al rojo vivo.