Así es Pandora, la nueva atracción animatrónica de DisneyWorld

               
 

DisneyWorld ya ha abierto las puertas al animatronic convertido en Avatar más avanzado del mundo. Lo hizo el pasado 27 de mayo en Orlando (EE.UU.), con tres nuevas atracciones y tras seis años de trabajo en el proyecto. El coste de la nueva zona Pandora basada en Avatar del famoso parque temático de Disney es de 1.119 millones de euros, se extiende a través de 48.600 metros cuadrados -convirtiéndose en la zona más grande de Animal Kingdom de DisneyWorld-, y en su desarrollo han participado el director del film James Cameron y la productora Lightstorm Entertainment.

 
 
Nada más entrar, el visitante llega al "Valle de Mo'ara", un lugar que no aparece en el exitoso film de James Cameron, en un tiempo posterior al que viven sus protagonistas (mediados del siglo XXII). Tras cruzar el puente principal, nos adentramos de lleno en el mundo Pandora encontrándonos entonces con la segunda atracción, "El viaje a través del río Na'vi". En esta ocasión se trata de una experiencia tranquila: un paseo en barco para toda la familia a través del apacible río que atraviesa el oscuro bosque lleno de plantas bioluminiscentes dotadas de luz y sonido.
 
Durante el paseo por Pandora de DisneyWorld, nos cruzaremos con Viperwolves y otras criaturas a través de espectaculares proyecciones. Los elementos esencialmente estáticos se recrean físicamente, mientras que aquellos más animados, como los guerreros Na'vi o las peligrosas víboras, se reproducen mediante proyecciones.
 

"Cada una de las viñetas, mientras el espectador navega por el río, cuenta una historia emocional diferente", explica el diseñador de producción Joe Cashman. "Comienzas inmerso en el misterio de la cueva y en la siguiente escena sientes algo más de peligro. A continuación, te adentras en una escenario lleno de lagartos y animales de todo tipo sobre tu cabeza; para finalmente alcanzar la grandeza de un ambiente cargado de espiritualidad".

 
;
 
Llegando a los momentos finales del paseo vivimos una de las más emocionantes experiencias de la atracción. Un cara a cara frente al Shaman of Songs. Hablamos del animatronic más avanzado del mundo, pero no sería extraño sentir gran respeto en su presencia. Sus movimientos, impresionantemente reales, transmiten una sensación de peso y presencia que nos hará dudar del lugar en el que estamos (seguimos en el parque temático).