Disney podría presentar pronto su primera princesa homosexual

 
                            
 

El anuncio de la llegada de la primera princesa lesbiana a la industria del cine infantil ha sido recibido con vítores y críticas por igual.

 
 

Desde que se anunció que la exitosa película Frozen tendría una segunda parte, los fanáticos de la compañía más grande del cine infantil emprendieron una cruzada por convencer a los ejecutivos de Disney de que Elsa, una de las protagonistas de la historia, no cayera en los brazos de un príncipe azul, sino que más bien, contrario al clásico cuento de hadas, la joven se enamorara de una mujer.

Poco a poco el movimiento fue alcanzando popularidad en las redes sociales y el hashtag #GiveElsaAGirlfriend lideró con fuerza el 2016. Ahora, parece que el estudio pretende atender las solicitudes de los seguidores y el 2018 podría ser el año en que llegue a la gran pantalla la primera princesa homosexual.

 

Según informan medios internacionales, Thomas O. Staggs, vicepresidente de la multimillonaria empresa cinematográfica, ha confirmado que ya ha sido puesto en marcha el desarrollo de la primera producción de un personaje homosexual, cuyo argumento lineal dejará de lado aquel guion tradicional de las historias y relatos de Disney, donde la protagonista vive feliz para siempre con su rey de cuentos. Esta vez la historia estará apegada a una realidad más cercana a la de nuestros tiempos y al personaje principal el amor eterno le llegará representado por una mujer.

 
 

Sobre la cinta hasta ahora se desconocen mayores detalles. No está claro si efectivamente será Elsa quien rompa con todos los estereotipos establecidos en el cine infantil, o si más bien se tratará de un personaje totalmente nuevo. En este punto las especulaciones ya habían surgido el año pasado, cuando los ejecutivos dejaron ver la posibilidad de que Moana fuera la primera princesa lesbiana. Al final no fue así, y hasta ahora el colectivo LGBT continúa esperando una representación animada.

Como se esperaba, esta noticia ha sido recibida con vítores y críticas. Hay quienes han celebrado que finalmente la compañía más poderosa de la industria se despegue de sus orígenes clásicos y obsoletos, en los que durante años se han idealizado modelos de familia que promueven una visión conservadora de los géneros. Otros, más radicales, creen que este giro argumental sería perturbador y poco educativo, considerando que la principal audiencia de Disney son los niños.

Lo realmente cierto es que esta nueva revelación llega para ampliar un debate que ha estado abierto desde hace décadas. Con seguidores y detractores por igual, lo que de verdad está claro es que la sociedad ha cambiado, la percepción del amor y la familia es cada vez más inclusiva y el cine, como artífice de cuentos e historias legendarias, no debería permanecer indiferente ante ello.